¡Cómo editar tu armario para que refleje quien eres! Parte 1

¿Cómo empezamos la edición de nuestro vestuario? ¿Por qué la posponemos y sentimos que nos supera?

Existen sin dudas consideraciones relativas al tiempo que lleva editar nuestro vestuario. Pero el elefante en el cuarto son las emociones. Nuestros vestuarios están llenos de prendas cargadas de sentimientos, recuerdos y deseos. En mi experiencia, esto explica por qué posponemos editar nuestro vestuario. Pero si no revisamos cada prenda de nuestro vestuario, vamos a seguir sintiendo que algo no es adecuado. Y si nos deshacemos de prendas con un método que no es nuestro, no estamos siendo honestas con nosotras mismas. Necesitamos un punto intermedio, ¿no?

¿Cómo encontramos el justo medio entre lo emocional y lo práctico?

Primera consideración: No hay edición de vestuario sin introspección.

Aunque nos gustaría que fuera de otra manera, un armario ordenado no conlleva nuestro orden interno si no emprendemos un mínimo diálogo con nosotras mismas. No hay edición de vestuario sin dilucidar dónde estás.

Es la concientización interna lo que trae la claridad externa. El proceso será más largo, pero te prometo que a la larga será muy gratificante; no sólo vas a tener el vestuario que querés sino que también vas a saber qué tipo de vestuario querés y cómo mantenerlo.

Segunda consideración: El justo medio es exclusivamente tuyo.

Fortunada o desafortunadamente, no existe un justo medio predeterminado. Vos, tus experiencias, tus prioridades, tus preferencias, tus necesidades, tus obligaciones (sí), y tus deseos van a determinar qué conservar y qué descartar para que te sientas bien, tanto en relación a prendas individuales como a tu vestuario en conjunto.

Te vas a inclinar más a lo práctico, o a lo emocional, o a un equilibrio entre ambos, y sea lo que fuere, el justo medio va a ser tuyo y es lo que hace que tu vestuario sea una expresión de tu vida.  

Y ahora, ¿cómo empezar?

  • Consejo #1: Embárcate en cada actividad como un proyecto diferente.

Sumergirte en un diálogo interno como una actividad distinta de la edición de tu vestuario brinda el espacio necesario para tener claridad sobre cada tarea, haciéndolas más manejables y dándote satisfacción después de completar cada una.

  • Consejo #2: Usá la introspección para tomar conciencia de dónde estás, de lo que realmente te importa y de lo que querés expresar, para así orientar la edición de tu vestuario.

Tomate tu tiempo para pensar en tu estilo de vida, tus preferencias, los cambios que has experimentado (edad, trabajo, gustos, físico, etc.) y en lo que te importa. ¿Qué hacés los días de semana/los fines de semana? ¿Con qué te sentís cómoda? ¿Qué mensaje querés transmitir con tu ropa? Esta toma de conciencia orientará tu proceso de edición, y lo hará más manejable y más gratificante. 

  • Consejo #3: Imaginá que prendas de las cuales dudás o con las cuales te sentís conflictuada te hacen la pregunta ¿Por qué estoy aquí? Y tratá de responder honestamente.

El haber hecho un balance de tu estilo de vida y de tus preferencias será muy útil para identificar piezas que definitivamente querés conservar, y aquellas que ya no querés o que ya no necesitás. Pero tal vez te encuentres todavía teniendo dudas sobre varias prendas, que tal vez no uses mucho pero que no puedes dejar ir.

Imaginate entonces que te hacen la pregunta, ¿Por qué yo (vestido tejido a crochet) estoy aquí? Tal vez te sorprendas al darte cuenta de que conservabas los vestidos de tu madre como forma de que esté presente. Y este darte cuenta podría darte alivio porque podrías hacerla presente de otra manera y dejar ir esos vestidos que ya no usas.

Estoy segura de que vas a encontrar las respuestas si te comprometés a responderlas honestamente. Y este es el justo medio. El justo medio que es exclusivamente tuyo.

  • Consejo #4: Si te atascás al revisar tu vestuario, pedí ayuda.

Tu vestuario puede ser muy variado y estar muy cargado emocionalmente y tal vez no puedas terminar de editarlo todo sola. Las cuestiones prácticas y emocionales podrían ser difíciles de dilucidar. ¡No te rindas! Pedí ayuda a alguien cercano o a una experta.

  • Consejo #5: Hacé una lista de lo que te falta.

Mientras estás en esto, hacé una lista de las piezas que querés o que pensás que necesitas para hacer que tu vestuario sea funcional y una reflexión de quién sos actualmente. Más sobre esto en un boletín futuro.

En conclusión…

La edición de vestuario es una actividad para hacer a conciencia. La carga práctica y emocional inicial se volverá una sensación de satisfacción y renovación. Tu vestuario tendrá textura, una mezcla de lo que hacés, lo que adorás, lo que has aprendido… la textura de tu vida entre lo práctico, lo hermoso y lo emocional.

Tenés todo lo necesario para hacerlo. ¡Adelante!

Si te gustó este boletín, me sentiría honrada de que lo compartieras con amigas y amigos, familia y comunidad.

¡Hasta la próxima!

Mara K. Good Fit Style – El Estilo que te queda Perfecto

Esta es una colaboración especial con Mara Kolesas (www.GoodFitStyle.com), una consultora de estilo.  Mara ayuda a las personas determinar su estilo personal, la ropa que más les favorece, y a potenciar su “look” de manera sencilla, chic y vivaz.  Mara cree que hacer esto eleva la auto-estima y auto-confianza y abre un mundo de bienestar y logros.  ¡Yo estoy de acuerdo!  Mara define su estilismo con lo siguiente: (1) “Hay que cuidar y potenciar nuestro cuerpo”, y (2) “¡La vida es demasiado corta para vestirse triste!”.  Aquí tienes dos grandes verdades para vestirse mejor.