¿Cuál es nuestro propósito de vida?

Hay algo de lo que me di cuenta hace un tiempo y que me gustaría compartir contigo con la esperanza de que pueda resonar en ti y ayudarte a tener más bienestar. 

Hablé sobre ese tema en uno de mis segmentos de “Alimenta tu alma” en el programa “Al día con Leticia Mendoza”. 

El espacio de bienestar es un espacio abundante. Está compuesto de nutrición, salud física, salud emocional, salud mental… Verdaderamente engloba todas las áreas que pueden apoyar nuestra búsqueda de una vida mejor. Al estar inmersos en ese espacio, la pregunta que con frecuencia surge es “Vivir mejor… ¿con qué fin? ¿Cuál es el propósito de todo? ¿Cuál es mi propósito de vida?” 

Yo no pretendo tener una respuesta absoluta a estas preguntas (de hecho, recientemente tuve una conversación con una amiga en la que hablamos sobre lo mucho que nos agotaba cuando se nos presentaba “la única y gran respuesta” a las preguntas fundamentales de la vida) pero hay una teoría que he deducido de todas las enseñanzas de los maestros dentro del espacio. Ella me ha permitido caminar con más propósito y seguridad en mí misma. Me ha permitido manejar mucho mejor las situaciones negativas.  Y me ha dado más paz y tranquilidad en mi vida cotidiana. Espero que haga lo mismo por ti, o al menos, que te dé más información y perspectivas para obtener tus propias respuestas y explicaciones.

Quizás todo con lo que nos encontramos está aquí para desarrollarnos. Desarrollarnos como seres humanos, y para aquellos que creen en algo superior, desarrollarnos espiritualmente. Y quizás el sentido de nuestro desarrollo sea en beneficio de la evolución de la humanidad. Nuestro desarrollo es un grano de arena, un pequeño paso adelante, que respalda un movimiento más grande y superior.       

Si decidimos responsabilizarnos completamente de este propósito, empezamos a ver la vida como un salón de clases y a las personas y situaciones como oportunidades de crecimiento y desarrollo. Cuando empecé a seguir cuidadosamente la anterior explicación, empecé a darme cuenta del sinfín de oportunidades para mi desarrollo y evolución que había a mi alrededor. En situaciones particularmente difíciles, comencé a hacerme la siguiente pregunta: ¿quién y cómo necesito ser para que esta situación tenga un final más positivo?

La respuesta venía de mi interior (especialmente si me lo preguntaba durante mi meditación). Rápidamente veía: “tengo que ser más paciente”, “debo ser más compasiva”… a menudo veía las características que necesitaba desarrollar, profundizar, o dominar completamente de manera más diestra. Hacía preguntas de seguimiento, tales como: ¿Podría ser que la finalidad de esta situación que estoy afrontando sea que necesito desarrollar este rasgo en particular? Y luego me daba cuenta de que la respuesta era sí, porque: ¿de qué otra manera podría aprenderlo? Se volvió tan evidente para mí, que leer un libro sobre este rasgo o tener una conversación sobre el tema con alguien, no me ayudaba a evolucionar tanto como vivir y actuar en situaciones de la vida real. 

Lo fastidioso, interesante y en definitiva hermoso de esto es que seremos llamados a desarrollarnos en las áreas donde tenemos más carencias. ¡Y las áreas donde tenemos más carencias son las más dolorosas! No solo duele crecer y estirarnos, ¡sino que realmente duele crecer y estirarnos en las áreas caóticas de nuestras vidas!  Es más fácil evitarlo y no mirar de frente las oportunidades de desarrollarnos.    

¿Por qué decidí hacer todo este trabajo? Mientras escribo esto, y probablemente mientras tú lo lees, sabemos en lo más profundo que tomar esa oportunidad en definitiva nos guiará a una vida mejor, con más felicidad y paz, y desarrollo como seres humanos (y el de nuestros hijos o todos a nuestro alrededor, quienes aprenden observando cómo nos comportamos), y aún más importante, repercutirá en el mejoramiento de la humanidad. 

Qué puedes hacer TÚ HOY:

  1. Identifica la situación más difícil que tengas en tu vida hoy en día. Sí, ahora mismo, mientras lees este artículo.
  2. Hazte esta pregunta: ¿quién y cómo necesito ser para que esta situación tenga un final más positivo? Es posible que quieras cerrar tus ojos para escuchar mejor la voz de tu Ser Verdadero. Quizás estás en una relación amistosa con alguien que no está siendo muy recíproco. Quizás la respuesta sea que debes ser alguien con una mayor autoestima para reconocer lo que está pasando, no juzgarlo como bueno o malo, sino simplemente como algo que no es suficiente para ti. O tal vez deberías ser alguien con más valor para poder expresar tus sentimientos. 
  3. Reflexiona sobre la información que tienes. En el ejemplo anterior, la situación es una oportunidad para desarrollar autoestima y valor, dos rasgos hermosos que queremos enseñarles a nuestros hijos, a nuestros empleados y a aquellos a nuestro alrededor quienes nos observan y aprenden de nosotros.
  4. Decide tomar la oportunidad de desarrollarte y evolucionar. Aunque esta situación es realmente dolorosa, desarrollar aquello que se está esperando de ti en definitiva te dará más felicidad y paz. No puedo evitar recordar las veces que tuve que enfrentar esos difíciles exámenes cuando era una estudiante. Era tan joven e ingenua; pensaba que reprobar un examen sería el fin de todo. Y seguimos tratando de la misma manera muchas de las pruebas que nos pone la vida… Creemos que no seremos capaces de superar la prueba, que no podremos sobrevivir al examen. Pero al igual que con los exámenes de nuestra juventud, algo dentro de nosotros (nuestro Ser Verdadero) sabe que cuando los pasemos, saldremos más inteligentes, sabios y fuertes. Que estaremos mejor equipados para la próxima etapa y nivel. Que habremos cambiando para mejorar, si tomamos la oportunidad para desarrollarnos, de una manera en la que ninguna otra cosa pudo haber tenido más impacto. 

Espero que este artículo te haya servido. 

¿Conoces a alguien que se beneficiaría de tener una comprensión más profunda de su propósito superior? Comparte este artículo con ellos, o compártelo con tus amigos y familiares para que ellos también puedan empezar a crear la vida que quieren vivir. Como siempre, deja un comentario o pregunta a continuación. Me encantaría saber de ti.  

Judith