Cómo tener menos estrés, más tiempo y lucir mejor!

Vista de una de mis ventanas temprano en la mañana cuando estaba saliendo el sol.

Vista de una de mis ventanas temprano en la mañana cuando estaba saliendo el sol.

Me encanta meditar.  Comencé a meditar alrededor del 2005 (no recuerdo exactamente cuando, pudo haber sido antes ya que comencé a estudiar el budismo en el 2003).  Sin embargo, no fue hasta el 2012 que me puse más dedicada con la meditación y comencé a empezar mis días con 45 minutos a 1 ½ hora de meditación (Sí, ¡1 ½ hora! A veces me despierto a las 5:30 de la mañana para poder encontrar tiempo en mi horario).  El impacto en mi vida ha sido tremendo.  Nada de lo que he hecho hasta ahora ha tenido tan gran impacto...¡La meditación ha tenido un impacto más positivo que el ejercicio y el mejoramiento de mi dieta! A continuación son algunos ejemplos de cómo la meditación ha mejorado mi vida:

  1. Tengo mucho menos estrés en mi vida. Esto no es porque ahora pasan menos cosas estresantes.  O que ahora no existen momentos estresantes.  Sin embargo, ahora que estoy empezando mi propio negocio, se pudiera decir que tengo diferentes, a veces más intensas, situaciones estresantes.  Sin embargo, desde que empecé a meditar, las situaciones han sido  más sobre cómo manejo el estrés. En realidad, el estrés no me impacta tanto como me impactaba antes.  Ahora soy (1) más capaz de ver una situación estresante desde una perspectiva diferente y (2) más propensa a elegir cómo quiero manejar esta situación estresante (en vez de estar en piloto automático y reaccionar con pánico, ansiedad, depresión, etc.).  Una perspectiva diferente + elegir como quiero responder = ¡menos estrés!
  2. Tengo más tiempo en mi día.  Soy mucho más eficiente.  Después de una sesión de meditación increíble, puedo hacer algo dos veces mas rápido.  Y ahora, como medito más a menudo por mucho tiempo, ni siquiera tengo que tener una sesión de meditación para acceder a este nivel de eficiencia.  Durante mis días más ocupados, simplemente me concentro en mi respiración por unos minutos, y puedo acceder a ese lugar de quietud que he practicado acceder, y en poco tiempo puedo traer lo mejor de mi ante cualquier situación.
  3. Luzco mejor. Mi piel se ve mejor.  Me veo más relajada.  Me veo más feliz y más contenta.  ¡Y les juro que me veo mas joven! ¡No se tiene que decir nada más!
  4. No me enfermo a menudo.  Duré dos años sin enfermarme ni sola vez…¡Ni una vez!  Ni un leve resfriado.  ¿Sabes cuánto más productiva esto me hizo?  Mi increíble racha fue interrumpida este invierno pasado, cuando me dio gripe durante un retiro.  Fue muy extraño estar enferma...Ya que no me había enfermado en dos años y ¡no sabia qué hacer! ¿¡Existe un mejor beneficio?!
  5. Encuentro que es mucho mas fácil dar amor.  Tengo que admitirlo: a veces es difícil dar amor.  Cuando alguien intencionalmente está tratando de herirnos, ¿cómo podemos realmente escoger amor en vez de decirles dos o tres cosas (no muy bonitas por cierto)? La meditación me ha ayudado poder pausar y practicar compasión.  Si alguien está diciendo cosas hirientes... No es una persona feliz.  La gente lastimada quiere lastimar a otros.  A través de la meditación he aprendido a desarrollar más paz interna, que me ha ayudado a practicar más compasión (aunque tengo que admitir que esto todavía es un proceso que se está desarrollando!).    

 Todo esto suena bastante impresionante, ¿no?  Ahora, ¿cómo se empieza a meditar? En mi próximo blog en los siguientes días les daré los mejores pasos para comenzar a meditar y ¡mis mejores consejos sobre cómo iniciar tu meditación!

Un abrazo,

Judith