Si quieres más abundancia en tu vida, has esto...

La gratitud es algo que practico, momento a momento, día a día.

Mi capacidad de hacer esto se debe parcialmente a que es algo natural para mí, algo que heredé de mi madre, que es una de las personas más agradecidas que conozco.  Y por otra parte, es el resultado de años de practicar la gratitud.

 A veces sin pensarlo, le doy gracias al Universo, a Dios, a eso que es más grande que yo, por las cosas más sencillas que tengo.  Algunas veces cuando me doy una ducha caliente y estoy disfrutando de la calidez, me doy cuenta de que he estado dando gracias mientras me ducho, y pienso en las personas que no pueden hacer lo mismo y están afuera pasando frío. 

 Doy gracias cuando recuerdo que tengo un lugar en donde vivir.  Doy gracias cuando pienso en todos los alimentos deliciosos que he tenido el privilegio de comer (¡y cocinar!). ¡Doy gracias por todo lo que tengo en mi vida!

La gratitud abre y expande tu corazón. Y, ¿adivina qué? Si actúas con agradecimiento, expansión y abundancia hoy, atraerás la abundancia mañana

Es lindo recordar a todos los maestros que nos han dicho esto a lo largo de los años.  Uno de mis milagros favoritos que hizo Cristo fue "La alimentación de los 5.000".  ¿Recuerdas cómo una multitud vino a ver a Cristo y cuando se hizo tarde, los discípulos de Cristo se dieron cuenta de que no tenían suficiente comida para darle de comer a la multitud?   Los discípulos solo tenían cinco panes y dos peces.  Cristo los tomó y los bendijo, dándole las gracias a Dios por lo que tenían en ese momento.  Luego, él tomó el pan y el pescado, los partió y empezó a repartirlos entre sus discípulos, quienes lo repartieron a la multitud. De pocos panes y pescados comieron 5.000 personas.  La gratitud en acción, creando la abundancia.

Te invito a comenzar a practicar la gratitud HOY.  A continuación hay un ejercicio que hago cada noche: antes de acostarme, escribo las cosas de ese día por la que estoy agradecida (¡yo guardo un bonito diario junto a mi cama que me inspira y me motiva a hacerlo!).  No sólo escribo, sino que también cierro los ojos y siento esa gratitud.  Hacer esta parte es increíblemente importante.  Cierra tus ojos y revive ese momento sobre el cual estás escribiendo, así todo tu cuerpo sentirá el agradecimiento, no sólo tu mente. ¡Es increíble! Te prometo, que practicando esto día a día, momento a momento, empezarás a ver la abundancia fluir en tu vida.    

Espero que este artículo te haya servido.

¿Conoces a alguien que se beneficiaría de practicar el agradecimiento y así tener más abundancia en su vida? Comparte este articulo con ellos. Como siempre, deja un comentario o pregunta abajo, me encantaría saber de ti.

Judith