Visualízalo, siéntelo, créelo, y observa cómo se vuelve realidad

Amy en el show Super Soul Sunday

Recientemente estaba viendo la entrevista de Oprah a Amy Purdy, una deportista profesional de snowboard quien perdió sus dos piernas a la edad de 19.

En la entrevista, Amy describe una práctica que yo realizo frecuentemente (casi todos los días, en mi meditación de la mañana): la práctica de la visualización

El discurso de Amy en TED

Amy explica cómo cuando perdió sus piernas, se hizo a ella misma esta pregunta: “¿Si mi vida fuera un libro y yo fuera la autora cómo querría que esta historia continuara?” Y empezó a visualizarse a ella misma exactamente cómo le gustaría que continuara la historia.

Se veía a si misma bajando por una montaña en una tabla de nieve.

Más poderoso todavía, ella se sentía a sí misma en su snowboard, sintiendo el viento sobre su cara, y sus músculos contrayéndose como si todo estuviera sucediendo en ese preciso momento de la visualización.

Ella se olvido acerca de “cómo” podría suceder todo esto,  simplemente visualizaba la experiencia completamente.

Y como sabemos, a pesar de haber perdido sus piernas, ella lo ha manifestado todo a la realidad, ganando medallas en competencias profesionales como los Juegos Paralímpicos.

Amy ahora cree que si lo puedes ver, sentir y creer, es completamente posible.

La visualización es una de mis herramientas mas favoritas (echa un vistazo al segmento que hice para Estrella hace un tiempo haciendo clic aquí).

¿Has tenido alguna vez uno de esos días donde no sabes como ira? 

¿Se siente que el dia va a ser aburrido y desinteresaste?

Es el día perfecto para hacer una visualización en la mañana. Si tu día fuera un libro y tú fueras el autor, ¿cómo escribirías tu día? Visualízalo. Siéntelo. Créelo. Te sorprenderás cómo lo habrás manifestado cuando vayas a la cama esa noche.

 Pasandolo super en mi ultimo segmento para estrella TV

Pasandolo super en mi ultimo segmento para estrella TV

¿Tienes una reunión muy importante? ¿Un evento enorme al cual ir? Visualízate a ti mismo en la reunión exactamente como te gustaría que fuera. Obsérvate a ti misma entrando en el salón, sonriendo (o no) a las personas a medida que te acercas a ellas, hablando con convicción.

Puedes hacer esto en cualquier momento del día (y en cualquier lugar). A mí me encanta hacerlo temprano en la mañana, después de meditar. Mi mente está muy tranquila en ese momento, y puedo realmente imaginarme todo lo que quiero para mí misma.

Espero que utilices esta herramienta… Su poder es increíble.

¿Sabes de alguien que podría beneficiarse de esta poderosa herramienta?

¿Piensas que le sería útil aprender a visualizar un futuro feliz y positivo?

Comparte este artículo con esa persona así como con tus familiares y amigos para que también ellos puedan comenzar a crear la vida que quieren vivir.

Judith